.

.

domingo, 25 de noviembre de 2012

No se llegará a comprender la naturaleza humana hasta que se sepa por qué un niño montado en un tiovivo saluda a sus padres en cada vuelta, y por qué sus padres le devuelven siempre el saludo. (William D. Tammeus)











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...