.

.

lunes, 9 de julio de 2012

Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida. (Arthur Schnitzler)







2 comentarios:

  1. Vamos a analizar dos fotos: la 2 y la 5. La 5 por una razón particular: porque de un hombre me vuelven loco muchas cosas, pero los huevos en particular... un par de pelotas que cuelgan como es debido siempre son motivo de fiesta y de vicio, ¿no?, ¿que coño tengo yo que hacer para que las mías cuelguen y no estén siempre como muertas de miedo pegaditas al cuerpo?, ¿darme masajes?, ¿hacerme más adicto aún a los cockrings?... En fin, os tendré al tanto de mis progresos. Pero vaya eso por delante, ante un par de cojones así, me da igual que las mingas sean microscópicas. Es más, una polla pequeña con un par de huevazos colgantes tiene un encanto que te hace trempar nada más verla.
    En cuanto a la foto 2, pues es que se parece mucho a mi chico y eso me hace mucha gracia. Que una cosa es estar en bolas y enseñar las vergüenzas. Pero otra cosa es tener el buen rollo contigo suficiente como para abrirse de piernas y mostrar así el ojete, como un verdadero calentorro que es consciente de que es mejor pasar de pudores que perderse el hecho de que te lo vean y te lo miren. El placer de exhibir así el ojo del culo solo lo conoce quien sabe lo que hay en el placer de ser mirado hasta lo más íntimo. Tiene algo de humillante también. Pero si te ofreces a un macho para que disfrute de tí es lo que hay. Y lo que lo vas a gozar. Un secreto que solo sabemos algunos. Y con esa camiseta y esa cara de pena y de avergonzado...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...